Personalización frente a globalización

Publicado en1 Año hace por
Favorito0
Personalización frente a globalización

Vivimos en la Era de la Globalización. Millones de personas se ponen de acuerdo para conseguir el último modelo de teléfono de determinada marca o adquirir el último libro de la saga del momento. Muchos buscan su identidad en juegos de rol, pasean cada fin de semana o cada día que pueden armados con escudos y espadas de plástico o cartón. Confieso que aún no he conseguido averiguar cuál es el sentido de dicho ritual.

El ser humano puede y es gregario. No hay nada como pertenecer a un club o formar parte de una peña. Al menos para una buena parte de la sociedad.

Con todo, hay un gen que nos empuja a rebelarnos, que nos precipita hacia la distinción, que nos obliga a sentirnos diferentes entre tanta homogeneidad. Y que mejor que la personalización para distinguirnos del resto de los mortales.

La personalizacicón o el diseño exclusivo al alcance de todos

Al menos esa es la sensación que han debido sentir durante décadas aquellos que han podido costearse productos exclusivos, hechos a capricho o medida. Una élite que ha encontrado en los diseñadores, artesanos o fabricantes exclusivos un lugar que ha dado rienda suelta a su individualidad.

Sin embargo, la personalización se ha democratizado y ha llegado a la sociedad como un producto más de consumo. ¿Quién no ha visto con buenos ojos tener una taza con la foto de un ser querido? ¿O ha disfrutado destrozándola cuando las tornas han cambiado? ¿Qué padre, madre, abuela o abuelo no ha lucido con orgullo una camiseta con la imagen de uno o varios de sus nietos? ¿Quién no tiene hoy en día una alfombrilla de ratón personalizada?

Y la democratización ha llegado como todo en esta vida, gracias a la bajada de precios y a que los productos que salen al mercado son cada vez más competitivos, ofreciendo cada vez una mayor calidad a un menor precio.

Un tipo de personalización para cada necesidad

La personalización, incluso, ha llegado también al pequeño negocio. Ya no hace falta ser una multinacional para que tus empleados puedan lucir un uniforme con tu logo. Cualquier establecimiento de hostelería, con dos o tres trabajadores, se diferencia de la competencia gracias a la personalización.

Es cierto que hay economía de escala: cuanto mayor es la cantidad de producto que se fabrica, menor es su coste. Pero aunque la pequeña personalización pueda parecer costosa en un principio, siempre será una inversión y un valor añadido para una pequeña o mediana empresa.

Hay muchos más campos donde la personalización, sobre todo la textil, se convierte en el eje central de cualquier actividad. Poco a poco iremos desgranando en este blog las técnicas que hay, sus pros y contras, novedades, hacia dónde se dirige el mercado y sobre todo podremos satisfacer la necesidad que tenemos de sentirnos únicos.

Productos relacionados

Menú

Código QR

Ajustes

Compartir

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse